¿Por qué?

ética

¿Por qué ética?

Educación, tecnología y ética, parte de un mismo reto

Hablar de la experiencia humana sobre la Tierra, ya sea para entender el pasado o imaginar nuestro futuro, es imposible sin reflexionar sobre el papel de la educación y la tecnología: la educación entendida como proceso esencial en la socialización del conocimiento y la tecnología como un recurso mediante el cual extendemos y potenciamos nuestras capacidades naturales para aprovechar al máximo el entorno natural y social.

Sin embargo, al aprender a extender y potenciar nuestras capacidades para "domar" las fuerzas de la naturaleza, también han surgido otras capacidades que atentan contra el equilibrio de la sociedad y del planeta. A lo largo de la historia han existido hechos contundentes en los que, según la circunstancia que se enfrentó, se compartieron conocimientos e ideologías que dieron lugar a aprendizajes tanto constructivos como destructivos, muchas veces sin darnos cuenta del efecto negativo. Es en este conflicto existencial que urge dar la batalla por un futuro digno para todos los que habitamos el planeta. Cada quien desde su trinchera jugará un papel importante al asumirse parte de una comunidad de aprendizaje que reconoce a la ética como punto de partida indiscutible y vital. En ello nos estaremos jugando la viabilidad de nuestra sociedad.

Llegó el momento de votar por la ÉTICA

En la actualidad, educación y tecnología se integran en numerosos análisis y discursos para proyectarse como recursos indispensables para construir el futuro. En principio todo suena lógico e indiscutible. Al generalizarse en la opinión pública la percepción de que la simple presencia de los recursos digitales determina el éxito de nuestras vidas y su ausencia nos condena al fracaso, la sociedad entera deja de cuestionar el papel que deben jugar las tecnologías de la información en los procesos de enseñanza aprendizaje.

Ya sin señalamientos críticos, ha quedado abierto un espacio fértil para consignas con matices dogmáticos. Se han multiplicado los lugares comunes que trivializan las soluciones requeridas y los beneficios esperados del uso del cómputo en la educación. La reflexión requerida para tomar decisiones visionarias es vencida por la velocidad que impera en los mercados de consumo y los ciclos electorales. Un tema muy complejo y delicado para el futuro de la sociedad se termina expresando en spots publicitarios y político-electorales con mucha forma mediática, pero muy poco fondo académico y social.

Es así como se han combinado discursivamente los temas educativos y tecnológicos en las agendas políticas. En nuestro país, el gobierno literalmente gastó más de 35 mil millones en dos sexenios sin un resultado contundente que justifique la inversión. Es cierto que no es un problema exclusivamente de México, en todo el mundo hay polémica al respecto. En lo único que coinciden los especialistas es que el cómputo sí puede generar mejoras importantes siempre y cuando exista previamente un sistema educativo bien cimentado. De lo contrario, sí el sistema educativo tiene problemas estructurales, el cómputo sólo los agravará.

La transformación que urge no se logrará al pasar de una educación tradicional en donde la letra con sangre entra a una educación "a raja tableta". Por sí solo, cualquier dispositivo digital tiene el potencial para convertirse en arma de distracción masiva para el intelecto inmaduro y confundirlo con tsunamis de información, generando ambientes hiper-estimulantes sintomáticos de cualquier adicción.

Por todo lo anterior es importante tomar conciencia que la tecnología digital puede ser tan buena como mala. No es un asunto político, ni un asunto del mercado: es un asunto en el que se jugará el futuro de la sociedad y por ello nuestra tarea es hacer la mejor elección con visión de largo plazo.

ÉTICA, educar para el futuro con un profundo sentido humanista

Por lo anterior, y tomando en cuenta no solo los aspectos pedagógicos, sino también los culturales y socioeconómicos de una sociedad democrática, nace el proyecto ÉTICA: Educación y Tecnología para la Integración de Comunidades de Aprendizaje.

Con el respaldo de más de 25 años ininterrumpidos de especialización en el cómputo para la educación y la promoción cultural y sustentada en una convicción académica que promueve la confrontación objetiva de ideas para evitar las consignas dogmáticas y publicitarias del mercado, surge esta propuesta innovadora. Con ÉTICA se pondrá especial énfasis en áreas críticas del sistema educativo como las capacidades lecto escritoras, las habilidades no cognitivas, la creatividad como expresión de la imaginación y los valores indispensables en una sociedad ética. Con esta apuesta, cada plataforma que integrará la iniciativa ÉTICA estará enfocada en diferentes etapas de la vida. Con el uso inteligente de la tecnología se cultivarán ecosistemas educativos digitales y comunidades de aprendizaje en los que niñas y niños, adolescentes y adultos podrán desarrollar capacidades intelectuales esenciales para ser creadores de ideas de futuro que les aseguren una vida digna.

Si con ÉTICA logramos que millones de personas desarrollen un alto grado de confianza, curiosidad y creatividad desde una perspectiva comunitaria, estaremos satisfechos de cumplir la misión que nos ha guiado por tantos años: educar con profundo sentido humanista para crear ideas sustentables de futuro que nos apasionen y den esperanza.

ÉTICA

Una sola palabra

Una visión de futuro

Educación y Tecnología para la Integración de Comunidades de Aprendizaje

Un espacio innovador para educar desde el corazón y aprender a sentir, pensar y entender el Universo

¿Habrá una mejor idea para garantizar un futuro sustentable?

Conoce como puedes integrarte a esta gran comunidad de aprendizaje